Càritas Catalunya presenta el informe sobre exclusión y desarrollo social en Cataluña 2018 con una sesión académica en la Universidad Ramon Llull

Jueves, en el Aula Magna de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés – Universidad Ramon Llull, en Barcelona, ​​Cáritas Cataluña organizó el acto de presentación académica del Informe sobre exclusión y desarrollo social en Cataluña 2.018. El informe, elaborado a mediados de 2018 por la Fundación FOESSA, se ha realizado a partir de 13.000 visitas presenciales a domicilio de toda Cataluña. Por medio de 35 indicadores, el informe radiografía las situaciones de exclusión social que hoy sufren muchas personas y familias que viven en Cataluña.

En el acto intervino Josep Oriol Pujol, director general de la Fundación Pere Tarrés; el Francisco Roig, presidente de Cáritas Cataluña; Raúl Flores, jefe del equipo de Estudios de Cáritas Española y secretario técnico de la Fundación FOESSA; Sandra Costa, representante de la Comisión de Acción Social de Cáritas Cataluña; y la Dra. Maite Montagut, profesora honorífica de la Universidad de Barcelona e investigadora colaboradora de la Fundación FOESSA y la Dra. Anna Berga, secretaria general de la Universidad Ramon Llull.

Josep Oriol Pujol dio la bienvenida a la ochenta asistentes al acto, presentó los ponentes, expresó que FOESSA es un centro de investigación riguroso y agradeció a Cáritas el trabajo y la denuncia.

Por su parte, Francisco Roig agradeció a los presentes la asistencia y el hecho de que dedicaran su tiempo a escuchar la radiografía de la situación de la pobreza. Se mostró agradecido de tener en sus manos el Informe FOESSA que nos hace ver el efecto demoledor de la crisis. Expresó que hay que leerlo, analizarlo, sacar conclusiones y ser críticos y anunció que este Informe será presentado el próximo 20 de noviembre a entidades del tercer sector y entidades religiosas, así como el próximo mes de diciembre en la Y Escuela de otoño de Cáritas Cataluña. Finalmente, deseó que también tenga repercusión en el amplio semicírculo del Parlamento de Cataluña.

Seguidamente, Raúl Flores, jefe del Equipo de Estudios de Cáritas Española y secretario técnico de la Fundación FOESSA, compartió el vídeo “La realidad que se”, en el que se llama a descubrir la realidad y, al mismo tiempo, responsabilizarse ello. Explicó que esto es lo que hace el Informe FOESSA, que nos habla de una gran desvinculación social y que no sólo habla de pobreza económica sino también de la insuficiencia relacional, ya que la imagen de la exclusión social es más abierta, tiene que ver con la acumulación de dificultades y se concreta en la falta de participación en la vida social, la falta de derechos y de recursos y la falta de capacidades básicas. Flores remarcó los principales riesgos sociales a los que nos enfrentamos: la desigualdad, la brecha de género, los cambios demográficos, la democracia y la fatiga de la compasión. Destacó que la exclusión social en España es de 8,5 millones (18,4% de la población total), 1,2 millones más que el año 2007. Finalmente, Flores introdujo algunos datos de la situación social de Cataluña, advirtiendo que la exclusión social ya afecta casi 1,5 millones de personas (casi un 20% de la población).

Sandra Costa, representante de la Comisión de Acción Social de Cáritas Cataluña, desgranó los datos del Informe en Cataluña. Indicó que la precarización del trabajo, la exclusión residencial, la salud y el aislamiento social son algunos de los factores que agravan la situación de exclusión social que sufren las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

Sobre la precarización del trabajo indicó que, a pesar de tener trabajo, un 15,8% de los hogares catalanes se encuentran en situación de exclusión social, y que, a pesar de la disminución del paro, aunque estamos por encima de los niveles de ‘antes de la crisis (11,5% vs. 6,7%).

En relación a la exclusión residencial, la representante de la Comisión de Acción Social afirmó que afecta a 3 de cada 10 personas que viven en la calle, en albergues o en viviendas inadecuadas o inseguros. Costa también incidir en las consecuencias que provoca la exclusión social en la salud de las personas, afirmando que la pobreza aumenta las dificultades para acceder a medicamentos, a servicios sociosanitarios o a la alimentación básica.

En relación a la exclusión por aislamiento social (personas sin red relacional, que viven y sufren la soledad) expresó que esta situación ha aumentado en un 11,6%.

Finalmente quiso poner rostro a las situaciones de exclusión social, apuntando que los colectivos que más sufren la pobreza son las mujeres de entre 45 y 50 años, las personas migrantes (un hogar sustentada por una persona migrante extracomunitaria tiene tres veces más posibilidades de caer en riesgo de exclusión), las personas en paro (el 84,1% de los hogares sustentadas por personas que buscan trabajo se encuentran en exclusión social), las familias numerosas y las familias monoparentales (son las más expuestas al riesgo de exclusión, situándose en 38,4% y 25,7% respectivamente vs. a la media del 17,5%).

La Dra. Maite Montagut, coordinadora del último capítulo del Informe FOESSA, habló del cambio de época, de las nuevas prácticas sociales (incidiendo en la economía colaborativa) y de los dilemas e interrogantes que surgen. Afirmó que el estado del bienestar está muy debilitado y que el mundo es desigual y está menos cohesionado y expresó que una buena sociedad depende de la salud de la ciudadanía y que se hace necesario regenerar vínculos y transitar hacia un modelo más sostenible y justo. Finalmente, aseguró, esperanzada, que toda situación de crisis puede ser una situación de oportunidad.

Como cierre del acto, la Dra. Anna Berga puso en valor el Informe FOESSA, agradeció la labor de Cáritas Cataluña, felicitó a los ponentes, destacó que necesitamos más comunidad y alentó a todos a leer el Informe FOESSA y sacar las conclusiones oportunas.