Domingo, 14 de enero – Jornada Mundial de Migrante y del Refugiado: “Acoger, proteger, promover e integrar”

Cáritas Diocesana de Terrassa, 11 de enero de 2018. “Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados” es el título del mensaje del papa Francisco para la 104ª Jornada Mundial que la Iglesia dedica a los emigrantes y refugiados y que se celebra el 14 de enero.

 

Reiterando la preocupación que manifestó desde el comienzo de su pontificado por la “triste situación de tantos emigrantes y refugiados que huyen de las guerras, de las persecuciones, de los desastres naturales y de la pobreza”, el Papa hace hincapié con el Evangelio de Mateo en que “cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (cf. Mt 25,35.43)”.

 

En este contexto, Francisco reafirma que “nuestra respuesta común se podría articular en torno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar”.

 

La Iglesia española anima a responder con generosidad y sabiduría

La Comisión Episcopal de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE) se hace eco de este mensaje del Papa, asume la “gran responsabilidad” que la Iglesia tiene con estas personas y anima a “todos los hombres y mujeres de buena voluntad” a responder “con generosidad, diligencia, sabiduría y amplitud de miras” a los numerosos desafíos planteados por las migraciones contemporáneas.

 

Cáritas, en el marco de la iniciativa “Migrantes con Derechos” en la que también participan la Comisión Episcopal de Migraciones, Confer y Justicia y Paz, recuerda que esos verbos “que nacen del latido del corazón del Papa” engloban unas prioridades pastorales y sociales con respecto a personas migrantes y refugiadas que la Iglesia quería ver incluidas en los Pactos Globales que la ONU acordarán este año.

 

Entre estas prioridades destacan:

1.      Mejorar la calidad de nuestra acogida, lo que significa garantizar el acceso a los servicios básicos del país de acogida o favorecer la reubicación segura.

2.      Proteger a las personas migrantes y sus familias en los países de origen, tránsito y destino, a través de leyes laborales o que actúen contra la trata.

3.      Promocionar el desarrollo humano integral de las personas migrantes y sus familias comenzando por las comunidades de origen y fomentando la inclusión social y laboral.

4.      Integrar a estas personas en los países de destino para construir una sociedad en la que tengan cabida y que reconozca la riqueza cultural del otro.