El Gobierno español incumple el acuerdo de acoger a 17.337 personas refugiadas

Para Salvador Obiols, director general de Cáritas Diocesana de Terrassa, “es un claro ejemplo de la inacción de los gobiernos europeos”
Cáritas Diocesana de Terrassa, 26 de septiembre de 2017. Esta noche termina el plazo aprobado por la Unión Europea por el que los diferentes gobiernos de la Comunidad debían acoger miles de personas refugiadas procedentes mayoritariamente de Siria y de otros países en conflicto.

El Gobierno español se había comprometido a acoger en dos años 17.337 personas refugiadas. Después de este periodo de tiempo, tan sólo ha acogido 1.983. Una situación que también se ha dado de manera similar al resto de países de la Unión Europea. Para Salvador Obiols, director general de Cáritas Diocesana de Terrassa, este hecho “es un claro ejemplo de la inacción de los gobiernos europeos ante una crisis humanitaria sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial”.

Obiols también recuerda que, desde el primer momento de la crisis, el Obispado de Terrassa encomendó a Cáritas la coordinación de las iniciativas que se promovieran desde la Iglesia católica en la Diócesis. En este sentido, Cáritas puso a disposición de las diferentes administraciones públicas, los equipamientos de acogida de que se disponía, así como de toda la red de atención territorial, una vez estas personas llegaran al país.

La realidad no ha sido así, y tan sólo han llegado al país, y al Obispado, algunas familias refugiadas con cuentagotas.

“Estamos ante un fracaso de las políticas migratorias europeas”, afirma el director de Cáritas Diocesana de Terrassa y pide “una política activa y real en favor de las personas refugiadas”, al tiempo que cree necesario un Plan Estatal de Refugio más humanitario que no limite el apoyo a las personas acogidas a períodos rígidos de 18 o 24 meses.

Por otra parte, Cáritas Diocesana de Terrassa -a raíz de las últimas sanciones de la Unión Europea y algunos de sus Estados miembros – cree que no se debe penalizar a las ONG que participan activamente del rescate de los refugiados en el Mediterráneo.